Autoridades de la U. de Chile participaron en reunión anual de APRU

Con un especial énfasis en cómo el COVID-19 ha afectado a los diferentes países y sus universidades, se desarrolló el Encuentro Anual de Rectores de la Asociación de Universidades de la Cuenca del Pacífico (APRU, por su nombre en inglés). En la instancia fueron abordados -entre otros temas- la forma en que los planteles pueden convocar la colaboración en tiempos de pandemia y cómo está experiencia marcará el futuro de los países, sus instituciones de educación superior y sus habitantes.Este lunes 22 o martes 23 (según cada huso horario) se desarrolló una nueva reunión de las diferentes universidades que integran la Asociación de Universidades de la Cuenca del Pacífico (APRU, por su nombre en inglés). El encuentro, originalmente planificado para realizarse en la Universidad de Auckland en Nueva Zelandia, debió realizarse de manera virtual debido a la pandemia de COVID-19. La instancia, donde la Universidad de Chile es una de las tres representantes de América Latina, junto al Tecnológico de Monterrey y la Universidad de Los Andes de Colombia, congregó a 37 rectores de diferentes universidades de la Cuenca del Pacífico, entre las que figuran instituciones como la Universidad de California (UCLA), cuyo rector Gene Block preside la Asociación; la UC Berkeley; la Universidad de Washington; la Universidad Tecnológica de Seúl; Universidad de Hong Kong; y la Universidad de Pekín; entre otras.
La actividad se dividió en tres segmentos. El primero fue el Foro de Rectores “COVID-19 Desafíos y Liderazgo Universitario”, donde representantes de las distintas regiones presentaron las iniciativas desarrolladas desde las diferentes universidades en relación a la pandemia, el cual fue seguido de un espacio dedicado a las gestiones de la red APRU.
Luego del encuentro, el Rector Ennio Vivaldi destacó la instancia como un espacio para generar una mayor colaboración entre los diferentes planteles. “Uno de los temas más relevantes que se tocó fue el tema del COVID-19, y la importancia del rol de las universidades en este contexto, cómo nos involucramos y ponemos nuestras capacidades a disposición. Había un gran espíritu de convocar a la colaboración entre las instituciones, con una mirada transdisciplinaria, porque esta situación requiere una acción mancomunada de las diferentes aristas de la sociedad y una articulación de fuerzas entre las diferentes disciplinas, y en ese punto las universidades son cruciales”, comentó la máxima autoridad de nuestro plantel.
En el tercer panel las y los participantes se abocaron a reflexionar sobre el futuro de las sociedades y el rol de las universidades en dicho contexto. En este espacio, donde autoridades de las distintas instituciones entregaron sus perspectivas sobre el nuevo escenario que se abre con la crisis sanitaria, intervino la vicerrectora de Asuntos Académicos, Rosa Devés, quien abordó los desafíos que se abren a partir de la crisis sanitaria, económica y social generada por la pandemia.
“Frente a situaciones complejas debemos volver a nuestros principios (…) La responsabilidad social ha sido parte de nuestra misión desde la fundación de la Universidad en el siglo 19 y es así como hemos estado participando activamente en la solución de problemas en distintos niveles”, comentó a sus pares la vicerrectora Devés.
Entre los aprendizajes que ha generado el contexto actual, la profesora Devés explicó que “la crisis ha confirmado que la diversidad del cuerpo estudiantil estará acoplada a inequidades, a menos que trabajemos duro para asegurar la igualdad de oportunidades. Cuando los campus se mantienen cerrados, las diferencias se vuelven más gravitantes, y por ello los dispositivos de apoyo han sido intensificados. Ante la situación actual es esperable que una estudiante, junto con realizar trabajo académico, deba cuidar a un niño o a un adulto mayor enfermo, o incluso deba soportar violencia intrafamiliar. La conciencia de este problema entre un grupo más amplio de profesores tendrá un efecto humanizante en nuestras interacciones”, afirmó.
La vicerrectora también se refirió al vínculo entre educación y pandemia, y al hecho de que las actitudes anti ciencia o la falta de comprensión sobre la naturaleza de la ciencia están en la base de los comportamientos que están causando más dolor y más muertes. En este sentido, llamó a la “responsabilidad de las instituciones a educar más allá del espacio universitario”.
El director de Relaciones Internacionales de la U. de Chile, Eduardo Vera, destacó por otra parte el gran interés de las diferentes universidades en formar comunidad y generar una “reconstrucción del tejido social, construir un tejido global, que es fundamental para los desafíos del planeta, con especial énfasis en la colaboración y la confianza entre las instituciones”.
Además, planteó que una de las propuestas más interesantes de este encuentro fue la posibilidad de “establecer mecanismos de intercambio virtual entre las universidades de APRU, con la posibilidad -por ejemplo- de tomar cursos online en diferentes planteles”.Muriel Solano, prensa U. de Chile.Miércoles 24 de junio de 2020