Uchile y UMAG potencian el impacto académico de la fibra óptica

A partir de la firma de un convenio y de la reunión sostenida este miércoles 5 de diciembre entre autoridades e investigadores de ambos planteles en Punta Arenas, proyectos relacionados a la telemedicina, la educación en matemáticas y el procesamiento de datos que ya se encuentran en marcha buscarán promover el alcance del proyecto "Fibra Óptica Austral", que entrará en vigencia el 2020, apuntando a que el impacto de esta infraestructura en la ciudadanía vaya más allá del mejoramiento de la conexión a Internet. Más de tres mil kilómetros separan a Santiago de Punta Arenas, capital regional de Magallanes y la Antártica Chilena. A pesar de tan extensa distancia, profesores de la U. de Chile realizan clases en vivo a estudiantes de la Universidad de Magallanes de manera virtual.
Esta forma de enseñanza remota, además de otros proyectos que ya se encuentran en distintas etapas de avance, se verán potenciados gracias al proyecto “Fibra Óptica Austral”, cable submarino de casi 3.000 kilómetros que entrará en operaciones el 2020, y que permitirá unificar la transmisión simultánea de datos en todo Chile.
Cómo optimizar el impacto dicha infraestructura desde diferentes disciplinas y cuál es el rol de las universidades estatales en tal escenario es una pregunta sobre la que hace algunos años vienen trabajando académicos e investigadores de la Casa de Bello y de la Universidad de Magallanes, instituciones que junto al gobierno regional realizaron este miércoles 5 de diciembre en Punta Arenas la “Jornada Tecnológica de Magallanes 2017: Nuevas oportunidades de desarrollo abiertas por la red fotónica de la fibra óptica austral".
Más allá de la velocidad del Internet
Una de las primeras mejorías que llegará con esta iniciativa es el impacto en las condiciones de navegación y de transmisión de información. Pero, ¿qué más?
La telemedicina como una forma de mitigar las distancias y el centralismo, democratizando la atención médica a través de la formación y la atención profesional; la educación en matemáticas; y el manejo y almacenamiento de grandes volúmenes de datos para los centros de investigación de Magallanes y su interacción con otros ubicados en el resto del país, son algunas de las posibilidades que ya se vislumbran en el trabajo que han comenzado investigadores y académicos de ambos planteles.
En el primer caso, como explicó el académico de la Facultad de Medicina de la U. de Chile, Sttefen Härtel, los avances apuntan a la telemedicina y la enseñanza de dicha disciplina de manera remota. “En el campo de la formación de estudiantes de medicina hemos implementado ya un sistema con una plataforma donde hemos realizado cursos con la U. de Talca, de Magallanes, de Atacama, de El Salvador y de Sao Paulo", detalló.
A esto se suma que con la implementación de la red fotónica, se mejorará la conexión, y con ello, “que la tele presencia no tenga problemas técnicos de transmisión de datos, con una presencia fluida y sin interrupción, además del traspaso de imágenes médicas con la banda ancha suficiente”, pudiendo realizar “telemedicina de verdad”.
Tras la reunión, comentó el académico, también se gestaron las condiciones para un trabajo en el área de la bioinformática. “Hemos ofrecido que los investigadores de la UMAG usen nuestro data center acá en Santiago, en el marco del desarrollo de un proyecto de medicina personalizada”, agregó Härtel.
Otra de las iniciativas que se verá fortalecida con esta infraestructura es aquella en la que participa el Premio Nacional de Ciencias Exactas y académico de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, Patricio Felmer a partir del proyecto "Activando la Resolución de Problemas en las Aulas" (ARPA).
Con un trabajo en curso con el Gobierno Regional de Magallanes para definir una estrategia de desarrollo profesional para docentes de matemáticas de la región, este encuentro permitió avanzar “en una fuerte conexión con la UMAG, a partir de nuevas oportunidades de apoyo mutuo en las carreras de pedagogía, en general, y en particular en las áreas de matemáticas”.
Trabajo colaborativo
Fue así como en el marco de la Jornada Tecnológica de Magallanes 2017 ambos planteles, en manos de sus rectores, Juan Oyarzo y Ennio Vivaldi, firmaron un convenio para desarrollar una alianza de cooperación institucional, con el objeto de establecer mecanismos de colaboración científica, tecnológica y educacional para la promoción y la realización de estudios, investigaciones y actividades de interés mutuo, optimizando el empleo de los recursos humanos, de infraestructura y equipamiento con los que cuentan cada una de las partes.
El Rector Ennio Vivaldi, destacó que este acuerdo “reafirma el compromiso de esta casa de estudios con el desarrollo científico de la Región de Magallanes, destinada a transformarse en un polo de interés mundial para el monitoreo del medio ambiente y la preservación de la biodiversidad. Estamos todos convencidos que la ciencia es colaboración”, y es por ello que, según afirmó, toma relevancia articular redes interdisciplinarias con amplia vinculación nacional e internacional.
El rector de la UMAG, Juan Oyarzo, subrayó las potencialidades que esta tecnología tendrá en la puesta en marcha de los recintos de investigación emblemáticos que se están construyendo en la zona al alero de la UMAG en alianza con  otras instituciones, como es el caso del Centro el Antártico Internacional (CAI) y el Centro Asistencial Docente y de Investigación (CADI-UMAG).
“Vamos a generar redes de trabajo en distintos ámbitos, en telemedicina, educación, big data, porque va a ser un desafío abordar el nuevo mundo de Magallanes en el escenario de fibra óptica. Sólo el CAI concentrará cerca de 1000 investigadores, entonces qué significa eso, creo que tenemos un trabajo muy interesante por delante en virtud de estos proyectos tan grandes y tan ambiciosos que tenemos con región”, dijo Oyarzo.
Para Eduardo Vera, director de relaciones internacionales de la Universidad de Chile e investigador del Centro de Modelamiento Matemático (CMM) de la Casa de Bello, "el interés mundial que concita la Patagonia como laboratorio natural exige que la UMAG y la UChile formulen y compartan estrategias comunes, articulando redes de colaboración interdisciplinaria con amplia vinculación internacional que permitan posicionar a Chile como un socio igualitario de los esfuerzos globales para comprender y preservar el ecosistema del planeta”.
“Que estén la Universidad de Chile y la Universidad de Magallanes juntas en esto, pone en evidencia que la ciencia y la investigación académica va a ser gran factor determinante del valor que nosotros podamos sacarle a esta gran infraestructura digital”, concluyó en tanto el subsecretario de Telecomunicaciones (Subtel), Rodrigo Ramírez.Texto: Francisca Palma, Prensa Uchile - Prensa UMAG Fotografías: UMAG.Miércoles 6 de diciembre de 2017