Esto obedece a una política de EE.UU. para derribar al régimen sirio

El reciente bombardeo por parte de Estados Unidos a una base aérea del ejército sirio ha desatado una polémica mundial, entre acusaciones que responsabilizan a Siria o a la oposición rebelde de estar a cargo de un incidente con armas químicas que causó la muerte de decenas de civiles en la localidad de Khan Sheykhun. El profesor Chahuán conversó con Prensa Uchile para explorar algunos de los elementos detrás de esta operación militar, realizada sin la anuencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.El sonido de las alarmas antiaéreas y el ruido de las explosiones despertaron a los vecinos de las pequeñas localidades ubicadas alrededor de la base aérea de al-Shayrat, en la provincia de Homs en Siria, a las 02:30 de la madrugada de este 7 de abril, cuando 59 misiles crucero de la Armada de Estados Unidos atacaron la instalación militar.
La operación unilateral fue decidida por el Presidente Donald Trump como un castigo ante la supuesta responsabilidad del gobierno sirio por un incidente con armas químicas sucedido el martes pasado en la ciudad de Khan Sheykhun, siendo respaldada por Reino Unido, Alemania, Turquía, Arabia Saudita e Israel, pero siendo condenada por Rusia e Irán junto a otros países que cuestionan la falta del visto bueno por parte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
Ante la incertidumbre generada por esta coyuntura, y con dudas respecto a cual será la respuesta de los aliados de Damasco ante esta agresión, el profesor Eugenio Chahuán, subdirector del Centro de Estudios Árabes de la Universidad de Chile y director de Extensión y Comunicaciones de la Facultad de Filosofía y Humanidades, respondió algunas preguntas a Prensa U. de Chile respecto a las razones detrás de esta acción, y lo que podemos esperar.
¿Existe evidencia certera que demuestre la responsabilidad del gobierno de Siria en el ataque con armas químicas del pasado 4 de abril?
No está claro quién fue el autor. Hasta ahora oficialmente el gobierno sirio ha negado haberlo realizado, lo mismo que Rusia. Pero eso no impidió que bajo la presunción de su culpabilidad se realizara una acción militar que no se atiene a la legalidad internacional y se actúa desde una política prepotente y con violencia.
Esto obedece a una política estratégica de EE.UU. para derribar al régimen sirio, que ha sido algo que se ha buscado de manera permanente desde que Siria fue incluida en el “Eje del mal” durante la guerra de Irak por el gobierno de Bush.
EE.UU. está presente militarmente en el área. Tiene 8 mil soldados desplegados, además de fuerzas especiales, y controla la situación estratégica a través de sus aliados que son Israel, Turquía y Arabia Saudita y por lo tanto diría que esto obedece a una estrategia norteamericana que aprovecha una coyuntura particular, bajo la presunción de culpabilidad del régimen sirio de este lamentable incidente con armas químicas.
Precisamente los países que usted menciona son los que han salido a respaldar la acción de EE.UU., sin embargo una declaración de la Unión Europea aseguró que no hay una solución militar al conflicto sirio, y llamó a buscar una respuesta política. ¿Por qué esta diferencia de opinión?
Turquía ha actuado y sigue interviniendo activamente en el conflicto sirio y Arabia Saudita también, ambos apoyando a movimientos islamistas denominados “rebeldes” para derribar al régimen sirio, y que son aliados estratégicos y están bajo la influencia de ambos países. Avalan la acción estadounidense porque están muy interesados en instalar un gobierno afín con la política del régimen de Erdogan y de la monarquía saudí.
Pero nadie habla frente a los bombardeos de la misma Arabia Saudita en Yemen, que han tenido como consecuencia una gran cantidad de civiles muertos y eso no se comenta. Tampoco se hace nada en relación al comportamiento de Israel con los campos de refugiados palestinos y su régimen de apartheid. Hay que tratar de evaluar esto desde la política real, no desde la defensa de algo que está instalado mediáticamente.
Trump llegó al gobierno con un discurso que criticaba duramente la posibilidad de que la administración Obama atacara Siria. ¿Qué significa este cambio de posición?
La única zona de Medio Oriente donde Estados Unidos no tiene influencia es Siria, Irán y podríamos decir que Líbano, y por lo tanto la idea de capturar estos países bajo la hegemonía estadounidense está detrás de esta acción militar.
A mi me llama mucho la atención que se ha criticado mucho a Trump por su vinculación con Putin, y me parece sorprendente que no haya habido una conversación entre ellos antes. Podemos estar ante una acción concertada para repartirse el poder en Siria, por lo que es importante entender que es prematuro hacer aseveraciones sobre una situación que está en movimiento, donde no tenemos todos los antecedentes. Hay que ser cautos, ver como evolucionan los hechos para hacer una lectura más acabada.
Es cierto que hay divergencias, por ejemplo entre los países de la Unión Europea, sobre cómo valorar esta acción, que se parece mucho a la que impulsó el ex Presidente Bush en Irak sin el consentimiento del Consejo de Seguridad. Aquí Estados Unidos actúa como sheriff, como guardián del mundo, violando la soberanía de un Estado y justificándolo en estos asesinatos condenables de civiles.
Por el momento no ha habido respuesta del gobierno sirio ni sus aliados ¿Podemos esperar una escalada bélica?
El gobierno sirio no tiene capacidad de dar una respuesta militar ante Estados Unidos. Creo si es interesante hacer un seguimiento de la posición del gobierno de Rusia, porque hizo una declaración un poco ambigua hace unos días atrás cuando dijo que la acción del gobierno sirio tenía ciertos límites, un poco desligándose de la responsabilidad que se le atribuía de que los rusos habían realizado este ataque químico. Texto: Felipe Ramirez Fotografías: Alexander Pushin Prensa-UChileViernes 7 de abril de 2017