Autoridades presentan primer avance del estudio de Falla de San Ramón

Gracias a la instalación de cuatro estaciones sismológicas, en el marco de un proyecto colaborativo entre organismos públicos y la U. de Chile, se logrará determinar dónde se produce la sismicidad, lo que permitirá establecer escenarios de vulnerabilidad y exposición para las comunas directamente afectadas, las que se encuentran actualizando sus planes de emergencia en conjunto con ONEMI.Este 5 de octubre el director Nacional de ONEMI, Ricardo Toro, el director del Proyecto Falla de San Ramón y académico del departamento de Geología de la U. de Chile, Gabriel Vargas, el director del Centro Sismológico Nacional, Sergio Barrientos y el director de Sernageomin, Mario Pereira, se reunieron en la Oficina Nacional de Emergencias del Ministerio del Interior y Seguridad Pública (ONEMI) para entregar información del primer avance del proyecto que estudia la Falla San Ramón.
Dicha falla, que cruza las comunas de Vitacura, Las Condes, La Reina, Peñalolén, La Florida, Puente Alto y San José de Maipo se encuentra activa, es decir, los esfuerzos que la cargan lo hacen en períodos de miles de años, y su actividad ocurre en esos tiempos, y gracias al convenio firmado el año pasado entre la Universidad de Chile y ONEMI, que permite la instalación de estaciones sismológicas permanentes, y de GPS temporales, se han obtenido los primeros datos que ayudarán a precisar su ubicación, recorrido y la temporalidad de su activación (sismicidad).
El director del Proyecto, Gabriel Vargas, indicó que se han instalado cuatro de seis estaciones planificadas, las que ya han comenzado a entregar resultados que luego de ser estudiados permitirán conocer el origen de la sismicidad, y explicó que se busca "relacionar la amenaza geológica con el medio urbano y de esa manera poder avanzar en materia más concreta en la evaluación del riesgo (...). La evidencia nos dice que la Falla San Ramón ha generado terremotos en la antigüedad, pero como se mueve tan lento no queremos alertar a la ciudadanía", aseguró.
Complementariamente, el director Nacional de ONEMI señaló que en paralelo al estudio "se ha desarrollado junto a la Intendencia Metropolitana y las 7 comunas del piedemonte -Lo Barnechea, Vitacura, Las Condes, La Reina, Peñalolén, La Florida -una mesa permanente de coordinación, que se reúne mensualmente para analizar la información sobre los riesgos de la zona. Asimismo, se trabaja en la actualización de los planes de emergencia de cada comuna, por tratarse de zonas muy pobladas. Del mismo modo, ONEMI ha certificado a 30 directores Comunales de Gestión del Riesgo como instructores de los cursos de equipamientos comunitarios de respuesta a emergencia (CERT) para actuar en las primeras horas mientras llega la ayuda formal”.
Por su parte, Sergio Barrientos, indicó que la clave está en saber “escuchar” los sismos menores para “poder delinear dónde está la falla y saber cuál es la tasa de productividad sísmica y con eso extrapolar cada cuánto tiempo ocurre y qué tamaño podrían alcanzar los terremotos máximos”.
Finalmente, el director Nacional de Sernageomin, Mario Pereira, señaló que es importante considerar que los tiempos de análisis de fenómenos geológicos se desarrollan a mayor escala y lo importante es “no generar alarma. Por el sólo hecho de estar en este territorio, en la zona de convergencia entre la placa de Nazca y la Sudamericana, estamos obligados a experimentar fenómenos como volcanes y terremotos, pero ese mismo fenómeno favoreció la ocurrencia de estos mega yacimientos de cobre y otros más. En todo el territorio hay fallas, donde se encuentra un yacimiento minero es porque hay una falla, por lo que no hay que alarmarse, sino que hay que prepararse y consultar a los organismos técnicos”.Catalina Caro, CSNViernes 6 de octubre de 2017